Numero 11 Español

One Night Stand es el segundo numero especial de Colla.

Es el primer número de Colla que contiene no sólo texto, sino también imágenes.
El primero que tiene una compaginación y un formato distinto.
One Night Stand es, sobre todo, una pequeña guía atípica de la vida nocturna de Roma.
Cada autor -como de costumbre, son seis- ha elegido un club y un evento y luego ha ambientado allí un relato. Cada relato viene seguido de una ficha del local y de la velada y acompañado de una fotografía. Si bien ninguno de los autores del nº 10 había publicado aún, por el contrario en este undécimo os presentamos a algunos de los autores noveles más interesantes de los últimos tiempos. Todos han nacido en la primera mitad de los años ochenta (con excepción de Simone Laudiero, nacido en el 79) y sus novelas han sido publicadas entre el 2008 y el 2011.
En One Night Stand hay, no puedo evitar subrayarlo, un intruso: trasgrediendo la regla de oro de Colla, que preveía que ninguno de sus fundadores publicara un relato en la revista antes que fuese traducida a catorce idiomas, he participado en este número como autor.

¿Por qué lo he hecho?
Porque me moría de ganas de hacerlo.
Porque la noche de Roma y sus locales, cuando estoy en el extranjero, son una de las pocas cosas que me hacen tener ganas de volver.
Porque de noche, en Roma, Italia parece un país un poco menos viejo y un poco menos cerrados, gracias a los millares de jóvenes italianos y extranjeros que siguen fluyendo por las calles, gracias a tantos locales que no sólo proponen una oferta de entretenimiento a la altura de los mejores clubs europeos, sino que promueven también innumerables iniciativas artísticas y culturales.
Y es justo por el papel asumido por esta realidad como laboratorios creativos y espacios de difusión de la cultura que hemos decidido dedicarle un número especial de nuestra revista.

Marco Gigliotti

Traducción de Jesús Martín Camacho

Agredecimientos:
a Tiziano, Edoardo y Simone di Alchemy, el dúo Elephant & Castle, Simeone, Simone y Daniele de Vega Production, los chicos de We are all animals, James Limongi, Francesco del Coffee Pot, Giorgio y Melissa del Town House, Nicoletta della Locanda Atlantide, Ilaria Balestrieri, Graziano Casarini, Matteo Cavalieri, Georgia Lee, Francesco Mirabelli, Fabrizio Perrini, Francesca Scarmozzino, Alessandro Schiariti y Alberto Tordi.

El síndrome de Tacchinardi@Coffee Pot
de Emmanuele Bianco

En 1994 la Juventus compra un centrocampista de magnífica proyección. Un chaval joven, bastante guapetón, de mirada limpia. Uno de esos que cuando veías su cromo te venía a la cabeza un embajador de Unicef, pero con la foto de la ficha policial. Un embajador de excepción que, por culpa de la camiseta a rayas blancas y negras, parecía un preso. Continua a leggere

Los titanes del adulterio@Locanda Atlantide
de Simone Laudiero

“Bueno, lo menos que puedes hacer es ir a por bebidas para todos” dice Stefano y le da al Bravo dos consumiciones arrugadas.
El Bravo no pone excusas y se va a la barra. Durante su ausencia Aria encuentra las palabras para decir lo que querría haber dicho desde hace casi veinte minutos: “¿Dónde coño hemos acabado?” Continua a leggere

La actitud marca la diferencia@Macro
de Francesca Bertuzzi

En esos días las temperaturas habían llegado a máximas históricas. En mi dormitorio el ventilador giraba a su máxima potencia, que a decir verdad tampoco era mucha, hacía lo que podía, el hecho de que hubiese resistido desde los años noventas hasta hoy hacía que lo tuviese en estima, pero su eficiencia había disminuido claramente en los últimos años. Continua a leggere

Tu Villo@Rising Love
de Giulia Villoresi

Querida puta vieja jamás olvidada, lo he intentado llamando al fijo, pero sale siempre el contestador automático. A este propósito, tengo que hacerte una propuesta de un nuevo mensaje que podrías grabar. Debería decir esto: Continua a leggere

Frágil, manejar con cuidado@Town House
de Claudia Durastanti

Día 1.

“He comprado unas sillas verdes en una feria de antigüedades, el domingo pasado. La altura del respaldo, cuarenta y seis centímetros; profundidad del asiento, treintayocho. Estaremos cómodos. La madera está un poco astillada, he decidido no volverla a pintar.” Continua a leggere

La chica de San Lorenzo@Vicious Club
de Marco Gigliotti

A veces sueño que vuelo, voy de cielo en cielo
A veces sueño y te veo, que el mundo se entere
Que sepa lo que le mueve…[1]
Fuel Fandango
 

Cuando piensas en una chica, cuando piensas tanto en ella que te olvidas de todo lo demás, cuando piensas sin parar y repites continuamente su nombre, pierdes todo instinto de supervivencia. Continua a leggere

Scrivi un Commento

Devi esssere autenticato per commentare.